traducción científica

5 errores que puedes evitar gracias a la traducción científica

Cada vez más empresas se dedican a la investigación, el desarrollo y la distribución de productos en el campo de la ciencia. Esto, a su vez, propicia que sea más frecuente recurrir a los servicios de traducción debido a la internacionalización de negocios. Porque en un mundo tan global como el que vivimos es frecuente que lo que se investiga y desarrolla en un país acabe llegando, si es exitoso, a prácticamente todo el mundo. 

Esta situación pone de manifiesto la necesidad de evitar errores de traducción que echen por tierra todo el trabajo. En ocasiones los errores de traducción no son relevantes, como podemos ver en muchas películas y series de televisión. Sin embargo, si hablamos del campo de la ciencia, cualquier error, por pequeño que sea, puede ser fatal. Y precisamente por eso es importante contar con los mejores servicios de traducción especializada posibles.

Cinco errores que evitarás con la traducción científica

Si trabajas en el campo de la ciencia y quieres tener proyección internacional, contar con unos buenos servicios de traducción científica especializada será vital. Y si no tienes claro el motivo, hoy te traemos un total de 5 errores que únicamente podrás evitar si recurres a unos servicios de traducción dedicados específicamente a este campo.

1. No cometer errores lingüísticos

En las traducciones científicas es muy importante contar con profesionales capaces de entender la terminología utilizada para que no haya errores a nivel lingüístico. El traductor deberá tener una comprensión exacta de la materia, lo que le permitirá evitar traducciones que puedan dar lugar a errores. Por ejemplo, suele ser habitual cometer errores a la hora de utilizar tecnicismos, fórmulas, neologismos o abreviaturas.

2. Frases complejas y largas

Es muy común que en este tipo de traducciones se usen frases demasiado largas, algo que podrás evitar con unos servicios de traducción científica especializados. Las publicaciones de carácter científico prefieren textos concisos y limpios, ya que facilitan la comprensión del contenido traducido. Así que esta es la manera de evitar frases redundantes que desvirtúen el sentido original del texto.

3. Errores de conversión

En los textos de ciencia es habitual utilizar diferentes unidades de medida, lo que puede convertirse en un problema grave a la hora de traducir. De hecho, son muchos los trabajos científicos que presentan errores de cálculo por no haber sido traducidos, o convertidos en este caso, de forma correcta. Cada país utiliza diferentes unidades de medida y no siempre se escriben de la misma forma los decimales de un número, algo que debe tenerse en consideración.

4. Falta de contextualización

El contexto es un factor importante en toda traducción científica, ya que hace que el texto sea más sencillo de comprender por parte del público al que se dirige. Es decir, no se puede traducir de la misma forma un texto dirigido a un colectivo del ámbito científico que uno dirigido al ámbito educativo o a un público más amplio.

5. Conocimientos desactualizados

El último error que puedes evitar tiene que ver con el hecho de que un traductor especializado recibe una formación continua. Esto hace que sus conocimientos estén siempre actualizados y así pueda garantizar que la traducción es adecuada. Porque en este tipo de traducciones no basta con conocer el idioma al que se desea traducir, también es necesario estar al día en las novedades relacionadas con la temática.

Alicia Garcia

Me llamo Alicia García y soy traductora de  inglés a español y de alemán a español. Mi amor por los idiomas y el aprendizaje continuo me llevaron a esta profesión, y ahora tengo la suerte de ayudar a empresas, particulares, agencias y organizaciones a llegar a un público más amplio y diverso.

¿Necesitas una traducción?

aliciagarciaesp@gmail.com

puedes encontrarme en

contacto